La Semana Santa para mi es más que una forma de vida, está presente durante todo el año, en mi caso pertenezco a la Cofradía Jesus Nazareno de Calanda y formo parte de su junta directiva, las reuniones se llevan a cabo a lo largo del año, por lo que realmente todo el año es Semana Santa.

Durante la cuaresma es sinónimo de ultimas reuniones, los ensayos, las cenas de cada viernes donde no existe otro tema de conversación que no sea : Cofradías, tambores, bombos, procesiones… ambiente único de previa donde se respira hermandad.

Todo empieza el Domingo de Ramos con mi más que amigo Miguel, esperando ver a la burra bajando del Pilar y escuchar ese tambor del Alejo redoblando para luego disfrutar la Jornada de confraternización de Cofradías en el Pabellón.

Que sería del Lunes Santo sin juntarme con Juan y Joaquin a preparar la Peana del Nazareno, algo intimo y especial, o del Martes Santo donde ya he perdido la cuenta la de años que llevo bajando a Reus a tocar como invitados en la procesión de la Amargura.

Vía Crucís al Calvario - Semana Santa Calanda 2018 (Foto de Manuel Cobano)
Vía Crucís al Calvario – Semana Santa Calanda 2018 (Foto de Manuel Cobano)

El Miércoles se me erizan los pelos cuando veo pasar el sepulcro en su traslado y rematar con la cena de los costaleros, el Jueves Santo por la tarde huele a Plaza de España y putuntunes, seguido de esa cena con la cuadrilla antes de salir al Via-Crucis con nuestras dos cruces al hombro, para al acabar, marchar a dormir prontito, todavía es Jueves.

Viernes Santo es madrugón para llevar la Peana a la Iglesia, almuerzo de costaleros, Romper la Hora con la familia, procesión del pregón con el bombo y luego a la de la Soledad portando a Hombros mi Nazareno, para luego cenar con mi amigo Galindo y pegarnos toda la noche tocando, eso sí, haciendo un pequeño “stop” para recenar con la cofradía y a seguir.

El Sábado toca ponerle la puntilla, procesión del entierro, almuerzo de la cofradía y bajar tocando a la Plaza de España para a las 14:00h enmudecer hasta el año que viene.

Así año tras año, pero no cambiaria ni una coma de todo esto, porque todo esto es: 

Costumbre, Rito y Fé.

Joel Ibáñez Bodía

Artículo publicado en el especial de Semana Santa del periódico «La Comarca»

A %d blogueros les gusta esto: